jueves, 25 de febrero de 2016

Posible supresión de Diputaciones Provinciales

Cuando empezó está madita crisis, pensé que al menos serviría para adelgazar la presión burocrática que sufrimos en España: diputados, ministros, presidente y jefe del Estado Español; diputados, consejeros, presidentes de comunidades autónomas; diputados y presidentes de Diputaciones Provinciales; consejeros y presidentes de comarcas; concejales y alcaldes; todo esto sin contar los organismos creados para coordinar los diversos niveles de la Administración y las instituciones europeas. Pues bien, este deseo se ha quedado en papel mojado ¡Qué ingenuo soy, a pesar de mi edad! Se puede arruinar España antes que adelgazar la burocracia institucional.

Ahora acuerdan suprimir las Diputaciones Ciudadanos y PSOE (el PSOE jamás ha querido quitarlas, por cierto). Los que están en contra de esta supresión apelan a las necesidades de los pueblos más pequeños, que hace falta tener valor. Los pueblos (y las ciudades) no necesitan cinco (o seis) administraciones sobre sus espaldas, sino más y mejores servicios. Y eso se consigue adelgazando la burocracia e invirtiendo en sanidad, educación, servicios sociales, fomento del empleo, cultura, ocio...

No sé si hay que suprimir las Diputaciones, pero lo que sí me parece claro es que no sólo no necesitamos tantas administraciones, sino que son un serio impedimento para que tengamos mejores servicios públicos y para que la sociedad civil pueda recuperar el protagonismo que nunca debió perder, aplastado por una presión institucional exagerada.

Por cierto, dejadme hacer de profeta: aunque llegaran a gobernar PSOE y Cuidadanos, no quitarán las Diputaciones Provinciales. Como mucho, les cambiarán el nombre. ¿Apostamos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario