sábado, 22 de octubre de 2016

¿Jubileo de la Misericordia descafeinado?

Tengo la impresión de que estamos descafeinando este jubileo. Confesarse ayuda mucho. Atravesar por la puerta santa de la misericordia es muy significativo, experimentar la indulgencia de Dios es bueno, peregrinar como comunidad a una Catedral o a un templo jubilar es muy provechoso... Son medios que hemos de saber valorar y aprovechar. Pero ¿no tendríamos que ir un poco más allá?
Las parroquias, asociaciones, congregaciones, asociaciones, grupos... ¿hemos hecho una reflexión sincera para ver si nuestra organización interna, nuestras celebraciones, comunicaciones y actividades transmiten la misericordia de Dios? Cada cristiano y cada institución eclesial, ¿hemos pensado seriamente qué vamos a cambiar y qué podemos hacer para que, como dice el Papa Francisco, la misericordia sea la viga maestra que sostiene la vida de la Iglesia? A veces parece que el Papa predica sin descanso, con la palabra y con el ejemplo. Y nosotros... a lo nuestro, a lo de siempre; ¡qué cambien otros! Ojalá estemos a la altura del desafío y la oportunidad que el Papa nos ha planteado y ofrecido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario